miércoles, 18 de mayo de 2011

Nuevo comienzo de un viejo fin

Me muerdo los dedos
en el laberinto,
todo es distinto a lo soñado.
Ya cuento los días,
¡me saben a miseria!
(si al menos no me hicieras ilusionar...)
Con la cabeza gacha,
no miro al costado,
(perderé con mi paciencia otra vez...)
Unos buenos supuestos,
tachando los días
ni me sé el calendario.
¡Ey, eso es importante!
No vayas a perderlo,
cuanto mas cerca está, menos lo ves.

12 comentarios:

Noelia Palma dijo...

a veces hay que alejarse para ver desde un ángulo distinto... será cierto?

un besote Facu

Gitana ♥ dijo...

No tan de prisa Facu! tanto , que no veas que viene ! :)
Caricias al alma ♥

Cherry.- dijo...

escribis muy bien.-

Pluma Roja dijo...

Donde hubo fuego, cenizas quedan. Y vuelta a empezar.

Saludos cordiales.

Elena Lechuga dijo...

Morderse los dedos es tan revelador...

Corina dijo...

(perderé con mi paciencia otra vez...) que bueno... citaría varias partes mas. Me gusta, tenes un estilo particular. Un beso grande!

Eleanor Smith # dijo...

Y a veces es al reves: "Tan lejos (tan cerca)..."

Un beso o 2 ***

Nina dijo...

"cuanto más cerca está, menos lo ves", por eso hay que alejarse, pararse desde otro ángulo y recién ahí verlo bien. Lo difícil es correrse, pero cuando se hace los resultados son muy positivos.

Esa de afuera de mí dijo...

tic tac de tiempos y espacios...
laberintos que saben a miseria.

besos

TORO SALVAJE dijo...

No ilusionarse es la mejor medicina contra el desencanto.
Hace tiempo que la tomo y me está curando.

Saludos.

Rayuela dijo...

el laberinto debe ser recorrido.

besos*

Sabina dijo...

Todos nos mordemos los dedos en los laberintos, los que no.. el alma en los sueños.

Saludos.