martes, 31 de mayo de 2011

Cuento nocturno

Yo creo que descansé
porque sabía lo que venía después.
El fuego se alentó,
y no había muchos testigos para ver...

Y hasta allá, es un viaje largo
para hacerlo a destiempo,
y difícil de entenderlo
en la ceguera de la decepción.

Hay historias que de nada
sirve contar,
hay gente que disfraza
mil veces su disfraz.

Aprenderás, que ese vampiro
no vuela de noche,
y que la popularidad no es nada lindo,
si solo hay falsedades para atraer.

Creo que descansé,
porque era mejor hacerlo con buen vino,
nunca estuve tan perdido,
por las nubes filtra siempre el sol.

Vas a bajar, donde yo una sola vez bajé,
y me fui pronto, no me gusta quedarme como vos,
las cosas huelen a complot,
a reuniones profundas, y de ambición...

Yo creo que descansé,
porque este no es, el lugar
donde dejar mi huella,
Pinky y Cerebro no conquistaron el mundo hoy...

(y Elvira sola se quedó...)

3 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Ufffffff... qué cantidad de emociones y pensamientos.
Me encantó el orden en que se expresan

Sabagg dijo...

Saber discernir con claridad es propio solo de mentes inquietas, de almas elegidas... Me da a entender eso este texto de la tuya. Un abrazo!

·Cínica· dijo...

¡Me encantan los cuentos!