jueves, 15 de diciembre de 2011

Fuera del Paño

Va a brillar,
como suele ser en luces blancas,
va a subir,
como suele ser la escalera perfecta.

Humedades de secos trazos,
perdiendo chispas en densos lapsos.
(Y un mostrador que no atiende nadie,
ni es barato.)

Se tira ahí,
corta sus pasos ahí,
antes de llegar y poco despues
de partir.

Escapa de las sombras
a las tempestades,
y las batallas silenciosas
hicieron más ruido hoy.

Va a brillar,
como suele ser con las cosas cordiales.
va a estallar,
como suele ser con los recién nacidos.

Y una demanda que dura muchos años,
y una voz lenta que mueve el paño,
(los dados caen lejos de la mesa).

3 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

Navidad es la hora de una Nueva y Buena Noticia. La Navidad es para recordarnos no solo el nacimiento de alguien muy importante en la Historia, sino también el concepto de su mensaje. Cuando la humanidad insiste en guerras, cuando no soluciona las inequidades de muy distinto tipo, es hora de pensar otra vez en la solidaridad como cualidad del amor: es hora de juntar la paz personal con la paz social. Esta Navidad debe ser cuestionamiento antes que certidumbre. Espero poder reorganizar mi tiempo para recuperar mis visitas a los blogs amigos.

wílliam venegas
La huella del ojo

Sabagg dijo...

Algo críptico este poema en el que me quedo especialmente con esa idea que comparto de estallar como los recién nacidos... Gran grito de esperanza estallando. Un abrazo después de tiempo que no pude asomarme.

TORO SALVAJE dijo...

Quién tira los dados?
Y porqué?

Saludos.