jueves, 15 de diciembre de 2011

El cielo

Mi cielo dado vuelta
me tocó el techo de la conciencia,
parece que no escapa de la tormenta
y no hay besos que curen la pena.

Será que la mágica solución
no encanta ni destella,
que entre tenues luces
mirar atrás, todo apresa.

Algún pedazo del futuro
traigo hoy a mi cabeza
para ver si alguna ilusión me queda.

Sobrecargué mi viejo motor
y mi oxidado corazón me pega,
vuelvo a casa como un caracol,
me escondo en el caparazón, mientras todo quema.

Será que la mágica solución
no encanta ni destella,
que entre tenues luces
mirar atrás, todo apresa.

Algún pedazo del futuro
traigo hoy a mi cabeza
para ver si alguna ilusión me queda.

Hoy no hay ningún temor,
no hay satisfacción,
y eso es lo que mas apena.

1 comentario:

La Maga dijo...

El cielo tiene sus formas raras de darnos consejos.. Son como los carteles publicitarios, aterrador, pero interesante.
Creo que insomio mezclado con capitulos seguidos de mi serie favorita me está afectando.. Buenas palabras!