miércoles, 24 de agosto de 2011

El sueño del pibe

Si te queda un último ojo,
que me mire a mí...
¡Sino me convertiré en un disparate!
y, sólo haré que los días pasen,
sin mucho decir...

Si no importaba, yo no era nada,
ni alegría, ni dolor...
¿Para qué quedarse? Mejor marcharse.
Y, si alguna vez vuelvo
(o me hacés volver),
que sea en serio, y no obligación.

No vengas con pocas gracias,
ya sé que no todo es para mí
y, casi nunca por mí.
Sólo te pido que no me hagas latir,
tan sólo para desvelarme
y volverte a escribir.

Prefiero entonces,
ser ese tonto disparate,
haber soñado en grande
el sueño del pibe,
y no sufrir.

2 comentarios:

La Maga (Jeanette) dijo...

fácil y sencillo: ME ENCANTO!

Sabagg dijo...

"Si te queda un último ojo, que me mire a mí...". Canto a la autenticidad, a la entrega, a la verdad. A todo eso me suena a mí, una proclama contra las medias tintas. Abrazo.-