domingo, 13 de noviembre de 2011

Segunda mañana de sol

Encontré algo, encontré...
una mezcla de dolor
sostenida por la felicidad momentánea,

(El viento que era escalera,
invitaba a volar)

allí descubrí un par de alas enfermas,
gastadas de vuelos difíciles...
¡Es mejor que tenerlas nuevas!

Más tarde, el viento en la cara.
Es decir... la calma.
No soy bilingüe pero algunas cosas traduzco.

A pesar de algún altibajo,
mi físico es fuerte.

(El problema está dónde no llegan las manos,
dónde sólo llega tu forma de ser)

Hoy me desperté con más calma,
a diferencia de la otra vez.

2 comentarios:

Rayuela dijo...

si podemos traducir lo que nos dice el viento en la cara...todo está bien

abrazo*

Espérame en Siberia dijo...

Eres un sol, Facu. Me encanta lo que nos relatas.
Y claro que me acompañas con un matecito. Sería todo un honor :)

Besitos.