sábado, 18 de junio de 2011

Deseo para tiempos venideros (En épocas de imanes)

El esplendor suele mezclar
confusiones con certezas,
y en jornadas pesadas atenta a mi ser.
Desde lejos no se vé,
y de cerca tampoco sin mirar,
hay algo que aflora en la piel sin querer.

Y un bello imán a mis días va a enganchar,
y quizás sabe que atrapa hasta con ignorar...
(Debería no regalarme tan fácil...)

¿Qué hacer con algo que quema tanto?
(para los que saborean victorias sencillas eso es un problema cruel...)
Esto de intentar enviar, y esperar, y no ver nada mas.
Ida y vuelta perdés, y sin decir la verdad
nunca hubo tanta sinceridad contada,
y escapás de la devolución, y sentencias al fin todo a la nada...

(No escapa nada de tu percepción...)

Y hay un bello imán que engancha los días
si hay palabras...
así logra que todo se quede en pausa una semana más...
Cuando mire el cielo, y piense en esplendor,
temible dios, poco considerado en el amor,
haceme extrañar con algún sentido esperanzador...

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Hace tiempo que no veo esplendor.
Si te visita de vez en cuando salúdale de mi parte.

Mariposa dijo...

"Ida y vuelta perdés, y sin decir la verdad
nunca hubo tanta sinceridad contada,
y escapás de la devolución, y sentencias al fin todo a la nada..."
Como me pasa...

Corina dijo...

"...haceme extrañar con algún sentido esperanzador.." Que bueno! muy bueno todo. Un gran abrazo

Rayuela dijo...

el esplendor no siempre es de confiar...


besos*

Indra dijo...

La primera afirmación entre paréntesis voy hacerla mía.
Saludos FacuZ

Sabagg dijo...

Eso tiene el esplendor, que la luz cegadora a veces confunde... Pero quizá haga algo la esperanza en el último momento. Un abrazo!