miércoles, 30 de mayo de 2012

Sin meditar

La instancia precisa de los despojos de tardes pasadas entre soles y aires de gran futuro, ahora acalladas en el constante grisáceo aroma de los daños crecientes que perpetaron a mi fortaleza impensada de conseguir, fueron los determinantes momentos para que ahora sea un tiempo de presentes cuestiones dudosas dentro de mi debilitada seguridad.
Cosas que me acaparan la atención, como la burla, la velocidad, la no noticia, la huida, el silencio, la desconexión y esta reflexión:
Algunos no son inseguros, pero les roban la seguridad.

2 comentarios:

Andrea dijo...

Coincido.. la seguridad es efìmera.. sòlo depende de qué lado estás parado, a veces. beso!

Venus dijo...

Hacia mucho no pasaba!!
Y seguís tan perfecto con lo que escribís...
Siempre surgen dudas y nos "atacan". Tenemos que sentirnos seguros y seguir adelante, sin dejarnos caer!!

Saludos