domingo, 10 de julio de 2011

El Resurgimiento

Escapo de la rabia,
de la fuerza que no tenia,
mis destellos se apagaron
en dicha prisión,
tras las rejas de la boludización
que creia que sabía todo acerca de mi...

En este instante,
batalla sin presagios,
ni viejas intenciones...
El ¡click! no fue de casualidad
en los cerebros de los que se despejan
los nubarrones tormentosos de ceguera...

¡Tempestad! ¡Oíd truenos nebulosos!
Luz solar como lanzas laboriosas,
(el escudo no resistió...)
Todo se inunda, todo se inunda de inmensa luz,
¡Inmensidad! Luz colosal,
el brillo en mi cara no se hace esperar...

7 comentarios:

Gitana ♥ dijo...

Y otra vez y otra vez , estamos llenos de amaneceres, de comenzares !
Un beso Facuz

Noelia Palma dijo...

Facu, no solo la niebla produce ceguera... no?

TORO SALVAJE dijo...

Dónde hay luz?
Dímelo que voy.

Saludos.

Sabagg dijo...

Para vivir largo hay que morirse muchas veces mucho, y resurgir a cada cual. VIVE, BRILLA, EXPLOTA, ILUMINA, INUNDA!

Espérame en Siberia dijo...

Pues más luz para ti, Facu :)

Rayuela dijo...

tempestad y luz, tempestad y luz, tal vez de eso se trate...

besos*

Clo dijo...

no le huyas tanto a la ira. después de todo es pasión. piensa en lo aburrido de las consecuencias!!!

un abrazo.